Page instado a la inmediata retirada de las tasas impuestas a la Dependencia por Cospedal

 

NO al copago

FUENTE: El PorvenirCLM         La Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha ha registrado este lunes un escrito dirigido al Presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en el que se insta, de manera urgente, a la retirada de las tasas qu e las personas dependientes y/o con discapacidad deben soportar a la hora de pedir una revisión de su grado de dependencia, de discapacidad o de su programa de atención, para la obtención del certificado de idoneidad para el cuidador de familiares dependientes así como para la expedición o renovación de la tarjeta de accesibilidad.

En un comunicado de prensa, la Plataforma denuncia que las tasas “impuestas” por el Gobierno de Cospedal han supuesto durante estos últimos años, en la inmensa mayoría de los casos, “una barrera infranqueable” para el reconocimiento y adaptación de su situación real a las prestaciones o servicios que deben ir prestándoles en función de la evolución de sus           necesidades.

Asimismo, indican que dichos pagos “impuestos, sin misericordia alguna”, equiparaban una situación sobrevenida en función de una enfermedad, accidente o circunstancia personal, “con los trámites y pagos que, por ejemplo, debían realizar empresas para el desarrollo de su negocio”.

En este sentido, la Plataforma relata como los tributos establecidos para las revisiones del grado de dependencia son de 40.80 euros, del programa de atención individual (P.I.A.) de 15.30 euros, del grado de discapacidad, 30.60 euros a los que hay que añadir 10.20 euros más si hay que realizar un desplazamiento al domicilio para valorar la necesidad de concurso de una tercera personas. Así mismo se viene cobrando una tasa para la expedición de la tarjeta de accesibilidad de 8.16 euros y de 16.40 euros si se solicita un duplicado.

En este sentido, califican de “especialmente sangrante” y que demuestra hasta donde ha llegado el “ensañamiento por parte de la ex-presidenta Cospedal con los cuidadores familiares de personas dependientes, la mayor parte grandes dependientes y muchos de ellos menores de edad, es el establecimiento de una tasa por una ‘certificación de idoneidad’ para que los padres puedan cuidar a sus hijos o los hijos a sus padres”. El pago por este “certificado” asciende a 35.70 euros.

También señalan que el nuevo Ejecutivo “no debe olvidar tampoco que todas estas tasas impiden, en la práctica, que los derechos adquiridos por las personas discapacitadas y/o dependientes en función de la Convención de los derechos de las personas con Discapacidad de la ONU, y de la que España es firmante, impiden el pleno desarrollo de las condiciones de vida digna a la que tienen derecho”.

Por todo ellos han pedido de nuevo al presidente García-Page a que “de manera inmediata inicie las gestiones y acciones oportunas para dejar sin efecto todas estas tasas con las que se han coartado los derechos de las personas en situación de dependencia” en la confianza de que “seguirá mostrando su especial atención y sensibilidad hacia este colectivo como hasta el momento lo ha hecho”.