NINGÚN copago en Dependencia es justo

Las y los abajo firmantes creemos respecto a la decisión sobre apoyar la ILP presentada por el CERMI para la modificación de los copagos en dependencia, que el único cambio urgente e inminente que exige el Sistema, es la derogación inmediata del Real Decreto 20/2012, de 13 de julio, en lo concerniente al Sistema de Dependencia, por cuanto entre otras medidas suprimió la cotización a la Seguridad Social del cuidador no profesional y recortó los importes de las prestaciones de los mismos hasta en un 90% en el peor de los casos.

 Del mismo modo, es imprescindible la restauración de la financiación del Sistema, devolviendo los niveles de financiación que tenía la Ley en el año 2011, como mínimo. Recordamos al respecto, el recorte de 1.000 millones de euros. Cualquier propuesta de modificación de la Ley de Dependencia, en nuestra opinión, es un error en estos momentos en los que un Gobierno sin alma, decide los designios en cuestiones tan importantes como la protección social y sanitaria en nuestro país. Igualmente, consideramos que es de vital importancia recuperar la financiación del Plan Concertado para las Prestaciones Básicas en Servicios Sociales. Pensamos que, con un Gobierno neoliberal, que ha demostrado sobradamente que no le interesa ni mantener ni defender el Sistema de dependencia, meter en el Congreso una ILP proponiendo modificar la LAPAD para instaurar el copago a aquellas personas que perciban rentas superiores a 1.300 €/mes, es abrir la puerta a la destrucción de un Sistema que debiera ser universal y garante de un derecho subjetivo, cosa que, gracias a este Gobierno, ha dejado de ser.

 Por ello, proponer la instauración de un copago, cualquiera que sea el límite de renta a partir del cual se debe pagar, es aceptar el REPAGO en los servicios públicos, ya que aquellos que mayor renta tienen ya contribuyen por ello en mayor medida al Sistema a través de sus impuestos, por lo que hacer pagar a los usuarios supone paliar por los dependientes los recortes de financiación introducidos por el Estado al Sistema de dependencia. Y como muestra citar que los niños no pagan por recibir educación obligatoria en un colegio público, por lo que de igual modo tampoco debe hacerlo aquel que por su discapacidad requiere de los servicios prestados en un centro público de promoción de autonomía donde las terapias y actividades están enfocadas a enseñarles a llevar una vida lo más autónoma posible.

 No hay copago justo Dignidad, Respeto y Justicia Social

Puedes firmae la petición en Change.org AQUÍ.