Lesbianas con discapacidad

lESBIANAS CON DISCAPACIDADFuente: Blog ventanaLES

El siguiente articulo es cortesía PERSONA Y PUNTO @soulLGTBI, quien encontró el escrito de AlexDean en ingles, muy gentilmente lo tradujo y lo cedió al blog ventanaLES para fuera dado a conocer. Se conservan intactos los párrafos y respetamos sus derechos de traducción.

Si piensas que tienes difícil el quedar con mujeres; solo imagínate que tu vida tuviese añadida un desafío de discapacidad. Muchas de nosotras tenemos un obstáculo extra que superar.

Considera esto por un momento, ¿cuántas lesbianas con discapacidad conoces? Cualquier discapacidad sea visible o no puede ser un factor en una cita. Los obstáculos que la gente afronta son ambos: físicos -falta de acceso- y social – falta de conciencia y adaptación-.

Para los discapacitados físicos, las opciones sociales están extremadamente limitadas -discotecas en el primer piso, baños no adaptados, puertas insuficientemente anchas e, incluso, inadmisión-. Para los discapacitados mentales el dolor por el estigma público puede ser insoportable.

La falta de autoestima puede llevar a las personas discapacitadas a excluirse ellas mismas y siendo discapacitadas y lesbianas es ser dos veces la minoría. El resultado es que las lesbianas visibles y la comunidad gay no refleja la diversidad de personas LGTB y llevan a una sección entera de la comunidad a ser ignoradas o marginalizadas. Muchas de nosotras tenemos que ocultar nuestra diferencias por riesgo de rechazo- a cualquiera sean los amigos, familia, escuela o bullying en el lugar de trabajo-. La discriminación puede provenir de diferentes fuentes, incluso de dentro de la comunidad LGBT o de la comunidad de discapacitados, de los mismo lugares donde se podría esperar encontrar apoyo.

¿Cómo lidiar con un público que todavía en gran parte ve a las personas con discapacidad con falta de deseo sexual? Al parecer, si eres una mujer con discapacidad estás considerada como incapaz de -o tener deseo- tener relaciones sexuales.

Así hay una paradoja, mientras las lesbianas sin discapacidad a menudo dicen que no hay para ellas más que personas que tienen sexo con otras, las mujeres discapacitadas – lesbianas y bisexuales incluidas- están luchando por el reconocimiento de nuestra sexualidad.

Es una lucha continua encontrar un largar para nosotras, para romper el aislamiento social, encontrar una pareja e, incluso, para aprender a aceptar nuestra orientación sexual y nuestros cuerpos.

En el mundo lésbico y gay, estamos bombardeados con imágenes de personas jóvenes sin discapacidad por lo tanto el estigma de la discapacidad colorea nuestra vida.

Añadir a esta triste realidad de tratar de tener una cita con un individuo sin discapacidad y puede sentirse como una existencia muy solitaria. Algunas tienen miedo  de involucrarse con una mujer con discapacidad, e incluso cuando una persona está dispuesta a tener una mente abierta, tantear el terreno es a menudo tenso y supone una presión adicional sobre la relación.

Debido a esto, en muchos sentidos, las lesbianas con discapacidad prefieren la mayor igualdad que da salir con alguien que tiene experiencia personal por su propia discapacidad.

Debido a que ambas de la pareja están en la misma posición, es probable que se dé un menor desequilibio de poder – sin duda en relación a nuestra discapacidad-. El sentido de la seguridad y de bienestar emocional que surge de este tipo de uniones, no tiene precio para muchos.

En pocas palabras -como una minoría dentro de una minoría, muchas de nosotras nos encontramos solas, porque no parecemos encajar en la corriente principal de lesbianas o bisexuales “ideales”- sea lo que sea. Lisa una amiga de Manchester me dijo: “yo soy una persona que resulta ser lesbiana, que resulta tener una discapacidad pero lo más importante, soy una persona en su totalidad”.

Ella añadió: “Siento que pertenezco a dos comunidades pero tampoco encajo en ellas”. Ambos grupos se enfrentan a la discriminación y a prejuicios, la exclusión y la separación de la sociedad en general.

Otra amiga, Jane, de 30 años, me dijo: “la gente no te mira, miran a través de ti. Yo quiero ser quien soy sin tener que luchar a cada paso del camino”.

Entonces, ¿a donde vamos desde aquí? Además de elegir la igualdad ante la justicia ¿cómo podemos aprender acerca de la inclusión?¿Cómo nos hacemos más fuertes y capaces entre nosotros y entender la importancia de ver a nuestras hermanas discapacitadas en lugar de sentir que se está pasando por alto?

No será fácil  y hará sentirse a la población general incómoda para superar diferentes temores, emocionales y psicológicos, que tienen para enfrentar a las personas con discapacidad.

Recuerde que la capacidad no es permanente o un derecho y puede ser arrebatada en un instante. Tu vida como la conoces puede ser alterada por un terrible accidente, un colapso mental o ,incluso, por la aparición de diabetes.

Mi propia discapacidad no es visible. Aún así tengo una nube oscura que me ensombrece, que amenazan con hundirme y ahogarme en una sombra de duda sobre mi misma.  Esto a afectado a mi vida y a las relaciones pasadas por lo tanto me identifico por enfrentarme a dificultades de la discapacidad en la vida cotidiana.

Todas las personas tienen derecho a sentirse bien consigo mismas. Todos somos seres humanos valiosos. A medida que nos enfrentamos a nuestras propias barreras deberíamos mirarnos los unos a los otros en nuestra propia comunidad.

Escrito en Ingles por: Alex Dean
Traducido al Español por: Persona y Punto / @soulLGTBI

VentanaLES