Entrevista a Mar Molpeceres Molpeceres, Secretaria de la UPADD

 yo de rubia 

FUENTE: DIARIO PROGRESISTA    Nacida en Madrid el 26 de enero de 1965, Mar lleva 20 años en el movimiento asociativo de personas con discapacidad. Cofundadora de la Asociación Claudio de Burgos en 2008 y de la Unidad de Apoyo a la Dependencia y la Discapacidad (UPADD) en 2013, actualmente en Redactora Jefe de Diario Progresista Edición Castilla y León. En esta entrevista nos habla de su trabajo, su papel como activista en cuestiones de discapacidad y diversidad y cómo aborda cada día todas sus responsabilidades.

Diario Progresista.- Mar, eres una de las personas que han estado, junto con Victor Villar, detrás del proyecto Diario Progresista en Castilla y León. También has sido siempre una activista por los derechos y libertades de las personas con diversidad funcional o con discapacidad. ¿Ves un movimiento unitario o muchas líneas que pueden o deben confluir?

Mar Molpeceres.- No veo unidad, sino más bien al contrario. Hay individualidades con ansia de liderazgo que no consiguen nada finalmente. Por otra parte hay muchas personas que no se mueven, como si la cosa no fuese con ellas.

dP.- Mucha gente se rige (o nos regimos) por estereotipos. Así cuando vemos una persona de esta u otra raza, una persona transexual o una persona con diversidad funcional todo el mundo se imagina una infancia común o un pasado con rasgos comunes. Son discursos que hoy en día impiden nuevas visiones que se alejen del tradicional paternalismo o compasión.

MM.- Completamente de acuerdo. Yo añadiría que hay una total falta de conocimiento de la diversidad. Así, la persona con discapacidad que realiza las labores de una persona sin discapacidad es vista como un bicho raro y se olvidan de su condición de ciudadanía.

dP.- En mi niñez o juventud todavía había algunos prejuicios a la hora de acercarse a gente con diversidad funcional por si “metías la pata”. ¿Cómo se combaten determinadas actitudes o lo que hay detrás de ellas?

MP.- La única manera de combatirlo es vivir la vida con naturalidad y no dejarte llevar por opiniones ajenas que puedan condicionarles.

dP.- Por otro lado, ¿buscan las personas con diversidad funcional el anonimato de las grandes urbes?

MM.- No es necesariamente por la discapacidad, es algo que buscamos muchas personas y para todo tipo de diversidad es mucho más deseable la vida en las grandes ciudades por los servicios y porque en las ciudades pequeñas los prejuicios son más molestos. Por eso buscamos el anonimato del que hablas.

dP.- La obligación de que los lugares públicos sean adaptados para el acceso a personas con discapacidad acaba de ponerse en marcha. Claro está, las cosas nunca van al ritmo que deseamos. Pero la privatización de lo público puede llevar a que cada empresario o dueño haga lo que quiera con sus edificios ¿O esto es ya imposible?

MM – Aunque se esté privatizando, lo cual no es deseable, las leyes de accesibilidad son de obligado cumplimiento para todos los locales. La privatización afecta a otros servicios.

dP.- Un tema tabú es el de la sexualidad de las personas con discapacidad. Así como su derecho a seducir o ser seducidos. . La negación de subjetividades, la mediación de la Iglesia o profesionales con sus prejuicios. El machismo, la homofobia, el racismo ¿Cómo veis estos temas dentro y fuera de vuestro colectivo?

MM.- No sé cómo lo ve el resto. En cuanto a mí, creo que nadie nos ha preguntado sobre nuestra sexualidad; y si se pregunta a las familias, en muchos casos nos siguen viendo como “angelitos de Dios asexuados/as”

En el tema del machismo lo que suele pasar es que las mujeres con discapacidad desaparecemos con respecto a los varones con discapacidad.

dP.- Todavía hay gente que considera algunos tipos de discapacidad como el peor de los males o uno de los peores. Pero muchas personas se encuentran barreras por la edad, los conocimientos, los problemas mentales ¿Crees que la separación entre capacitados o discapacitados es algo arbitraria?

MM – Yo creo que la sociedad rechaza la diferencia, sea por discapacidad o por cualquier otro tipo de diversidad. No sé si es arbitraria o no la separación del diferente, pero lo que si es cierto es que se produce por alguna fobia (discafobia, homofobia, xenofobia, etc, etc).

dP.- Uno de los fantasmas para las personas con diversidad funcional es la dificultad de emanciparse, no ya solo económicamente, sino en todos los sentidos. ¿Con los actuales recortes peligran cosas conseguidas o eres optimista a este respecto?

MM.- En general, la emancipación es muy difícil por la dificultad para encontrar un trabajo. Otro problema añadido es la oposición frontal de las familias, y los recortes no ayudan mucho a ello.

dP.- Otro problema (que también se encuentran otros grupos llamados minorías) es el de la excepcionalidad. Beethoven era sordo, Nash esquizofrénico, Carson Mc Cullers estaba impedida por sus varices. ¿Crees que no son necesarios modelos excepcionales para asegurar derechos y reconocimiento social?

MM.- Creo que los modelos a seguir son una trampa, la superación debe partir de uno/a mismo/a. Lo contrario puede generar falsas expectativas y mucha frustración.

dP.- Empieza a haber ficciones sobre gente con diversidad funcional, pero mucha gente teme los tópicos y otros prefieren que no traten determinados temas para tratarlos mal. ¿Tú qué libro o película recomendarías en este sentido?

MM.- No sé de ninguna película ni libro, y no creo que existan, ya que los prejuicios siguen instalados en el subconsciente colectivo. De existir tendría que aplicar la Teoría Queer a la discapacidad.