El 23% de las personas sin hogar tiene alguna discapacidad

Un 23% de las personas sin hogar tienen algún tipo de discapacidad, lo que supone cinco veces más que la población en general. Además, solo la mitad de ellas disponen del certificado de discapacidad, lo que dificulta bastante su acceso a prestaciones sociales y a acceder al mercado laboral. Estas son algunas de las conclusiones del estudio ‘Discapacidad en el ámbito de la exclusión social’ realizado por RAIS Fundación para la ONCE con al que tratan de sacar a la luz una realidad poco conocida.

El 23% de las personas sin hogar tiene alguna discapacidad

Fuente: EL CORREO.

“Hemos descubierto una realidad que estaba oculta y que tiene incidencia en la vida de estas personas”, ha asegurado el director de RAIS, José Manuel Caballol. El estudio muestra datos preocupantes. La mayor parte de las discapacidades de este colectivo son de carácter físico (72,4%), frente al 46,1% mental y el 10,5% sensorial. Según el estudio, el origen de estas minusvalías tiene que ver principalmente (38,6%) con el consumo de drogas, o de problemas derivados de vivir en la calle.

Además, las personas con discapacidad que viven en la calle sufren el doble de enfermedades crónicas que personas en su misma situación pero sin discapacidad, 86,4% frente a 39,6%. Algo similar ocurre con los accidentes, donde el 39,5% de las personas con discapacidad reconocieron haber sufrido alguno en el último año frente al 18,8% de aquellos sin discapacidad.

Otro de los graves problema a los que se enfrenta este colectivo tiene que ver con la violencia. Y es que el 72,5% de las personas con discapacidad sin un hogar ha sufrido agresiones físicas, el 73,8% robos, el 77,5% insultos, el 43% timos y un 11,3% agresiones sexuales. Por último, otro aspecto en el que se evidencia las mayores dificultades de este colectivo tiene que ver con el tiempo que pasan en la calle. Así, mientras una persona sin discapacidad pasa de media 3 años y medio sin hogar, en caso de personas con discapacidad el plazo se amplía hasta los 6 años y medio.

Pero los autores del estudio no se limitan a describir una dura realidad, sino que también enumeran una serie de propuestas de actuación. Para empezar solicitaron una mayor cooperación entre las distintas entidades administrativas par paliar esta situación. También abogaron por incorporar mejoras para obtener el certificado de discapacidad facilitando los trámites y eliminando tasas. También proponen programas específicos de intervención social con personas sin hogar con discapacidad y facilitar el acceso de estas personas sin hogar a la red de atención a la discapacidad.