Cuidadoras de personas en situación de dependencia participan en grupos de ayuda mutua y apoyo emocional.

Cuidadoras de personas en situación de dependencia participan en grupos de ayuda mutua y apoyo emocional.

Fuente : http://www.economiadehoy.com/

Unas 70 cuidadoras de personas en situación de dependencia han participado en los grupos de ayuda mutua y apoyo emocional que desarrolla la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en colaboración con la asociación PROMOVE. Esta iniciativa se ha desarrollado por tercer año consecutivo durante el primer semestre de esta año en los centros de salud Lucano, Fuensanta y Levante Sur pertenecientes al Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir

El objetivo de estos grupos es dotar a los cuidadores de habilidades y conocimientos que les permitan mejorar tanto la atención que prestan a su familiar como su propio bienestar y estado de salud, que en ocasiones se ve afectado por las situaciones de estrés a las que estas personas se ven expuestas.

Los grupos están dirigidos por el equipo de profesional de PROMOVE, una asociación que trabaja con personas en dificultad para facilitar su desarrollo social y emocional, y han constado cada uno de ellos de diez sesiones de 90 minutos que se han celebrado quincenalmente. Son sesiones abiertas en las que los participantes plantean aquellos temas que le son de interés, tales como la actuación ante situaciones de estrés o depresión, los problemas físicos derivados del traslado del familiar en situación de dependencia o la evolución de la enfermedad.

En el acto de clausura de estos grupos, celebrado en el centro de salud de Fuensanta, desde el Distrito Córdoba y Guadalquivir y Promove se puso en valor la labor que desarrollan las personas cuidadoras, destacando el esfuerzo que realizan para participar en esta iniciativa que persigue mejorar su calidad de vida y, por ende, de la persona que cuidan.

Implicación de los profesionales sanitarios

Los profesionales sanitarios de los tres centros de salud implicados en la configuración de estos grupos de ayuda mutua han desempeñado un papel fundamental, ya que se han encargado de la difusión y captación activa de los participantes. Así, tantos las enfermeras gestoras de casos como los trabajadores sociales han sido los encargados de seleccionar las personas más ajustadas al perfil de estos grupos, a partir de una valoración integral de las personas cuidadoras, su familia y entorno.

En esta valoración se recogen las necesidades de cuidados, cansancio ante la intensidad y duración de los cuidados, así como el afrontamiento y apoyo familiar con el que cuentan dichos cuidadores. Este modelo de abordaje biopsicosocial analiza las necesidades de las personas desde distintas disciplinas para establecer los cuidados y apoyos necesarios, generando una plusvalía en las intervenciones desde salud.

UPPAD