Comunicado de la familia Escuín Escorihuela

Ante el  derribo del elevador de acceso a  su vivienda, nuestras socias, Miriam y Alba Escuín Escorihuela, de Teruel, Aragón, nos han hecho llegar el siguiente comunicado, el cual reproducimos literalmente:

Nos dirigimos a vosotros para informaros de como se encuentra la situación del tema de nuestro elevador, lo hacemos mediante este comunicado porque nuestra salud y nuestros ánimos están por los suelos.

En primer lugar queremos agradecer a los medios que han cubierto respetuosamente la noticia, así como a todos los que nos han ayudado recogiendo firmas, firmando, asistiendo a las concentraciones, preocupándose constantemente por nosotros, etc.

Nos ha hecho mucho daño contemplar que en esta injusticia se han vulnerado los principios fundamentales de la Constitución, los derechos de las personas con discapacidad y todo lo referente a la eliminación de barreras arquitectónicas entre otras cosas, ya que en la sentencia que nos condena no se le da la debida importancia a nada relacionado con la discapacidad y prima la Ley de Propiedad Horizontal.

Hace un año aproximadamente interpusimos una demanda en la que, a nuestro entender, presentamos nuevas pruebas que evidenciaban que los argumentos de la parte contraria son, unos inciertos y otros extremadamente exagerados.

Una vez interpuesta esta demanda a Luis Vicente Gómez Martínez y a su esposa María Isabel Fidelina García Sebastián, no se presentaron a la vista de medidas al parecer con problemas con la citación. A la siguiente vista se les convocó mediante la policía judicial para no encontrarnos en la tesitura de que no volvieran a hacer acto de presencia, pero pocos días antes de dicha vista alegaron que se les había avisado con poca antelación.

Después tomaron la decisión de ofrecernos un pacto, hecho que pensamos era lo mejor para todos y para cuya negociación era necesario paralizar el proceso judicial abierto, pero de nuevo volvieron a actuar como cuando el Justicia de Aragón intento una mediación y le hicieron creer que estaban dispuestos a llegar a un acuerdo y al poco tiempo comunican que de lo dicho no hay nada, volviendo a demostrar que en ellos no se puede confiar ni llegar a ningún tipo de acuerdo.

Teniendo en cuenta esto, mas el dinero desembolsado anteriormente y que sus actuaciones judiciales van más rápidas al estar en fase ejecutiva y nosotros estamos a la espera de juicio decidimos abandonar una lucha limpia y cumplir voluntariamente la sentencia, decisión nada fácil y forzada por las circunstancias.

Sin embargo la parte contraria no aceptó nuestra decisión de llevar a cabo la demolición voluntariamente y nos obligan a realizarlo por vía judicial asumiendo un presupuesto triplicado respecto a los que nos han dado las empresas constructoras a las que hemos consultado.

Queda claro, a nuestro entender, que lo que de verdad les importa no es sólo la demolición del elevador, si no hacernos el mayor daño posible y arruinarnos para que no podamos construir otra plataforma por falta de recursos y de que no quieren que podamos pasar página y empezar a vivir.

Además tampoco aceptaron acabar con el nuevo procedimiento abierto y terminar con el conflicto, por lo que nos hemos visto forzados a continuar.

En este nos han desestimado la demanda. En la sentencia no se habla de las quejas del vecino, por lo que pensamos que el juzgador ha considerado que no son tales, sino por las declaraciones de algunos comuneros que han dicho ahora, en el nuevo juicio, de forma sorprendente y utilizando las mismas expresiones (que cada cual saque sus conclusiones), que solo querían dar una apoyo moral cuando se realizó una votación en junta de propietarios en la que se aprobó por parte de la comunidad que la obra de la plataforma elevadora se quedara tal y como estaba realizada. En especial del que ostentaba el cargo de administrador en el momento en que se solicitó el permiso.

Referente al proceso judicial inicial el miércoles se nos comunicó que el día 23 de marzo la empresa Construcciones y Contratas Valbona S.L. realizara el derribo de la plataforma, sin darnos ni siquiera un plazo para tener una alternativa de acceso lista (4 días en los que se incluye un fin de semana). De este modo se priva de libertad a dos minusválidas, que a partir de este momento quedarán incomunicadas y sin posibilidad de reacción y escape ante cualquier eventualidad como un incendio etc…

Para finalizar, volvemos a agradecer toda la cobertura que habéis dado a nuestro caso. Quedamos a vuestra disposición para cualquier duda.

Un saludo,

Familia Escuín EscorihuelaMiriam y su hermana