Budy: Historia de una victoria de la literatura frente al espectáculo

 

BUDY  DIARIO PROGRESISTA Como ya he dicho alguna vez, la relación de la discapacidad con los medios de comunicación normalmente es de espectáculo, entre la caridad y el esperpento. Pero esto empieza a cambiar gracias a ejemplos como el de mi amigo y compañero de la UPADD, José Manuel Mancisidor Olaizola (Budy). Me explico.

Budy tiene secuelas de parálisis cerebral, no anda no habla, come por una sonda y lleva pañal, lo que no le impide para nada vivir y ser feliz. Hace 3 años escribió el libro “Tengo parálisis cerebral, pero no estoy enfermo”, una autobiografía con la que pretende ayudar y concienciar a la sociedad.

Pues bien, el programa “ESPEJO PUBLICO” de ANTENA3 TV, se puso en contacto con él para hacer un reportaje sobre su libro y su historia. Acabado el reportaje le pidieron 25 ejemplares de su libro y él confiadamente se les envió, no recibió ni un euro por ellos. Cuando llamó para reclamar, su excusa fue que el reportaje les había costado mucho dinero, él nunca les pedio que le hicieran un reportaje, fueron ellos quien se lo pidieron a él. Después de muchas reclamaciones conseguio que le devolvieran 7 ejemplares de su libro, pero a día de hoy todavía le debían los 180€ de los 18 libros restantes. Esto no lo hace Budy por dinero, sino porque no le gusta que se abuse de las personas y mucho menos que piensen que las personas como él, por el simple hecho de no hablar, sean tontas.

Esto fue así hasta el día de ayer, cuando gracias a una campaña en las redes sociales y el portal www.change.org, Budy ha conseguido que el programa Espejo Público se comprometiera a pagarle y le pidiera perdón por el retraso vía e-mail.

Pero, como bien dice Budy, esto no es solamente por el dinero, que también, el trabajo se tiene que pagar, sino también por la dignidad de todas las personas con discapacidad, en especial por aquellas que tenemos una discapacidad de comunicación. Parece que existe la creencia de que la dificultad para hablar lleva aparejada dificultad para pensar, cuando lógicamente es al contrario, ya que cuando no se habla se escucha y se piensa. Mientras otras personas vencen por saturación, nosotras y nosotros convencemos por razón.

Por otra parte, Budy ha conseguido lo imposible en nuestros días, conseguir anteponer la cultura al espectáculo. Por todo ello, gracias Budy.